Tom Ford se despide de la moda rindiendo homenaje a sus looks de archivo más icónicos

por podium

Cuando se es un genio de la moda no se necesita esperar a que la industria te rinda un homenaje, pues, al fin y al cabo, ¿quién mejor que uno mismo lo va a saber hacer? Eso, precisamente, es lo que parece haber pensado Tom Ford, que para despedirse de las pasarelas ha presentado una colección en la que reproduce sus looks favoritos a lo largo de estos 13 años. El encargado de capturar las imágenes en tres vídeos ha sido Steven Klein, y la estilista destinada a orquestar los outfits no ha sido otra que Carine Roitfeld. ¿Las encargadas de mostrar sus diseños? Supermodelos de la talla de Amber Valletta, Karlie Kloss, Karen Elson y Joan Smalls. En su carrera ha habido siempre más nombres que costuras, por lo que no es extraño que haya apostado por las grandes figuras de la moda para echar el telón.

La moda es un mundo de egos, y del mismo modo que figuras como Karl Lagerfeld y Anna Wintour han hecho de sus características estéticas un uniforme reconocible capaz de traspasar la cultura pop, el físico de Ford ya cuenta con un sello propio, y por eso en los vídeos de despedida aparece de forma sutil y elegante dirigiendo todo lo que acontece. “El inmenso éxito de Tom se puede resumir en el hecho de que es tan fabuloso y tan digno de una estrella de cine como todo lo que diseña. Su marca personal siempre ha sido tan atractiva como todas las marcas para las que ha trabajado, aunque tras el glamour se esconde un hombre muy trabajador, con un sentido del humor muy ácido que a su vez es el amigo más fiel y bueno del mundo”, ha explicado Anna Wintour al ‘Finantial Times’.

Tom Ford se despide, sí, pero su legado es imborrable. Hace 13 años de su reaparición en la moda armado de su propia firma homónima, pero no hemos de olvidar que hace casi tres décadas transformó y elevó Gucci, conquistó Yves Saint Laurent, creando nuevos iconos de estilo, como las chaquetas de terciopelo con lazo de seda para Yves Saint Laurent Rive Gauche, y enamoró al cine con sus películas de factura e imagen impecables. Regresó a la moda en 2010 haciendo lo que mejor hacer: cambiar las normas.

Organizó un desfile con apenas 100 asistentes en el que prohibió los teléfonos móviles, pues aseguró no comprender la necesidad de la gente de ver los desfiles de forma inmediata desde sus casas. Organizar un desfile tan instagrameable, en el que desfilaron figuras de la talla de Beyoncé, Stella Tennant, Karlie Kloss y Julianne Moore, sin permitir tomar fotografías es algo que solo él se puede permitir. Más que un diseñador, Tom Ford es un mago que genera instantáneas destinadas a pasar a la historia de la cultura pop, y por eso han sido la belleza (en noviembre vendió su legado beauty a Estée Lauder Cos por 2,8 mil millones de dólares) y la moda masculina las que mejor le han funcionado, pero sus desfiles de ropa para mujer han sido siempre aplaudidos precisamente por el mensaje de fuerza y emppoderamiento que enviaban. La de ropa, al final, siempre ha sido lo de menos…

 

En su despedida no han faltado el vestido capa asimétrico con el que Gwyneth Paltrow triunfó en la alfombra roja de los Oscar 2012, la maxicamiseta deportiva de lentejuelas lucida por Beyoncé y el dos piezas rosa que Zendaya llevó en la première de ‘Euphoria’. Sus diseños van irremediablemente ligados a las celebridades, y no son muchas las marcas que pueden presumir de eso. En más de una ocasión ha asegurado que la moda ya no le interesa y que su papel en la industria carece de sentido. Sin duda, esta crónica de un adiós ha sido premeditada y anunciada.

Enemigo de una industria que va tan rápido que derrapa y que está empeñada en la inmediatez y en la foto, en 2016 aseguró al ‘Financial Times’ su deseo de haber logrado un imperio valorado en 3 mil millones de dólares para el año 2025 gracias a su línea de gafas de sol, su marca de belleza y su firma de moda. Aunque ha decidido irse antes de lograrlo, su adiós está bien respaldado por los beneficios.

Se despidió de Gucci en un desfile en el que los asistentes lloraron y en el que Ford dijo adiós con auténtica dramaturgia, con pétalos de rosa cayendo. Ahora, se despide de forma mucho más comedida, pero asegurándose de ser él quién controla cada detalle. Las modelos parecen tristes en sus cajas acristaladas y el diseñador se encarga de dirigir sus movimientos, algo que lleva décadas haciendo con la cultura pop y con las celebridades. Experto en cambiar las normas de la moda, presentó su colección primavera-verano 2016 con un videoclip de Lady Gaga, desvinculándose así puntualmente de las pasarelas años antes de que la pandemia obligara a las firmas a hacer lo propio.

Así demostraba, de nuevo, que hay formas diferentes de hacer moda y, sobre todo, de mostrarla. El adiós de Tom Ford nos deja en la memoria momentos icónicos en la alfombra roja y sobre los escenarios. Quizás la pasarela nunca fuera su medio, y por eso tiene sentido que esta despedida sorpresa haya sido capturada en vídeo. Amante del cine y afincado en Los Ángeles, no sería de extrañar que su papel como director cinematográfico marque una nueva era Ford. ¿Contactos? Los tiene todos. ¿Dinero? Es multimillonario. ¿Talento? Le sobra. Adiós, Tom, o mejor dicho, hasta luego. Tal vez no le veamos ya en los desfiles, pero puede que pronto le veamos en las salas de cine.

Escrito originalmente por:

Vanitatis

Related Posts

PODIUM LATINOAMÉRICA

Podium Latinoamérica es la revista ícono de la moda, el turismo, lifestyle internacional. Cuya misión es representar una imagen sólida, dinámica e innovadora siendo una plataforma de exportación no solo de moda sino también de arte, turismo y sector textil en la región.

Contácto

Copyright © 2024 Podium Latinoamérica. Todos los derechos reservados.