Muere la icónica diseñadora Iris Apfel a los 102 años

por podium

Iris Apfel, la veterana textil convertida en icono de estilo centenario con gafas redondas, falleció el viernes en su casa de Palm Beach, Florida. La noticia fue confirmada por Stu Loeser, portavoz de su patrimonio. Tenía 102 años.

Un icono accidental

Autoproclamada «icono accidental», Apfel modeló para Vogue en 2018, el mismo año en que Mattel fabricó una Barbie de pelo plateado que llevó su nombre. En 2019, con 97 años, consiguió un contrato de modelo con IMG. «Estoy muy emocionada. Nunca tuve un agente en condiciones», dijo entonces a Women’s Wear Daily. Tras la emisión de Iris en Netflix, Apfel declaró a Vanity Fair: «Estoy encantada con la respuesta, no puedo superarlo. Hablan de mí como si hubiera inventado la penicilina».

Con atuendos estrafalarios, sombra de ojos azul hielo y labios rojo rubí, el rostro cada vez más familiar de Apfel aparecía en primera fila en los desfiles y brillaba en los quioscos con trajes verde pimiento, abrigos frambuesa, boas de plumas turquesa y su fiel bastón. «Soy una adicta total al trabajo, pero ni en mis sueños más locos pensé que sería una chica de portada a mis noventa años», declaró a The Times of London.

«La esencia del arte de Apfel, como la de muchos de los más grandes cineastas, es el arte del montaje», señalaba The New Yorker en 2015. O, como ella hubiera dicho: «Más es más y menos es un aburrimiento».

En 2005, 13 años después de dejar Old World Weavers, el negocio de telas que fundó con su marido Carl en 1950, la jubilada ruso-estadounidense entró en su nuevo mundo con más esplendor que un festín de Fabergé. Mientras restauraba telas y muebles para la Casa Blanca de nueve presidentes, desde Harry Truman a Bill Clinton («Era una abeja ocupada»), Apfel se ganó apodos como «la Primera Dama de la Tela» o «Nuestra Señora de la Tela», pero fue su forma de vestir, y no los interiores, lo que finalmente la colocaron en el punto de mira.

El Instituto del Traje del Museo Metropolitano de Arte, inspirándose en los elegantes atuendos de Apfel, que mezclaban hallazgos de mercadillo con alta costura («Me gusta improvisar; siempre pienso que me gusta hacer las cosas como si estuviera tocando jazz»), expuso en 2005 40 piezas de su colección personal: «Rara Avis: The Irreverent Iris Apfel» se inauguró el 13 de septiembre de 2005, «y me convertí en algo sexy, cool, como quieras llamarlo», declaró Apfel a The Times en 2019. «Siempre he vestido de forma diferente, y nada en mi estilo había cambiado respecto a hace 50 años, pero de repente me convertí en una atracción para el público. Las revistas querían entrevistarme, me llovían ofertas para diseñar moda, joyas, accesorios.»

 

Muy adorada (y adornada)

Durante ocho décadas, Apfel recorrió zocos y grandes almacenes por igual para reunir brazaletes de ámbar, alfileres floridos, collares de chucherías, cuentas de lana hervida, puños tibetanos y alta costura. Hizo su primera compra a los 11. «Me fijé en un broche y pensé que era el pijama del gato», recuerda en Iris. Ahorró, regateó un poco («Es parte del juego») y se hizo con su primera joya. En otra ocasión, su madre le dio 25 dólares para que se comprara un traje para el desfile de Pascua: «Me compré un precioso vestido de seda en color melocotón pálido, un sombrero de paja y un par de zapatos de tacón, y aún me quedaba dinero para el café y la comida», contó a The Guardian.

Hija única, Iris Barrel nació el 29 de agosto de 1921 en Queens, Nueva York, de madre rusa propietaria de una boutique, Sadye, y padre estadounidense, Samuel, que procedía de una familia de especialistas en vidrio y espejos. «Mi madre era increíble para su época: estaba estudiando derecho cuando se quedó embarazada de mí, así que tuvo que dejarlo, pero se metió en el negocio de las boutiques de moda y me enseñó muchas cosas», declaró Apfel a The Guardian .

De visionaria a Vogue

«En los años 40 fui probablemente la primera mujer en llevar vaqueros», contó Apfel a Tavi Gevinson en Iris. Me dije: ¿no sería maravilloso tener un gran turbante y unos pendientes de aro muy grandes que pudiera llevar con una bonita camisa y unos vaqueros?».

Creativamente conectada, Apfel estudió historia del arte en la Universidad de Nueva York y asistió a la escuela de arte de la Universidad de Wisconsin. «Tuve un curso de arte fabuloso, donde me explicaron que nada existe en el vacío, que todo es el resultado del período en el que se hace: la economía, la sociología, la política…», dijo a Vogue en 2014. Después trabajó para Women’s Wear Daily y para la diseñadora de interiores Elinor Johnson y, en un momento dado, ayudó al ilustrador de moda Robert Goodman.

En 1947, llevó un vestido negro de Norman Norell en su primera cita con Carl: «Todavía llevo el vestido que llevé en mi primera cita con mi marido, y de eso hace 68 años. Le saco mucho partido a mi ropa», declaró a Vanity Fair en 2015. Entrevistados juntos en Iris, él dijo: «Había algo en ella que se me metió dentro; siempre está ahí», a lo que Apfel responde: «Yo pensé que era guay, y mimoso, y cocinaba chino, así que no podía hacerlo mejor».

Se casaron el 22 de febrero de 1948 y montaron el negocio dos años después, tras buscar una tela que no existía. Apfel llamó al padre tejedor de una amiga para que le hiciera el diseño. Tuvo tanto éxito que los Apfel decidieron abrir Old World Weavers, que producía réplicas de telas de los siglos XVII, XVIII, XIX y principios del XX. Su clientela incluía desde el Departamento de Estado hasta Jackie Kennedy y Greta Garbo. La pareja nunca tuvo hijos, y Apfel reflexionaba en Iris: «No quería que mi hijo fuera criado por una niñera, y no se puede hacer todo, es imposible».

Además, se autodenominó «la adolescente viva más vieja del mundo» hasta el final. «Estoy asombrada de mi vida a estas alturas del partido», dijo a The Times en 2019. «Es como vivir en un cuento de hadas».

 

 

Publicado Originalmente por : VOGUE

Related Posts

PODIUM LATINOAMÉRICA

Podium Latinoamérica es la revista ícono de la moda, el turismo, lifestyle internacional. Cuya misión es representar una imagen sólida, dinámica e innovadora siendo una plataforma de exportación no solo de moda sino también de arte, turismo y sector textil en la región.

Contácto

Redes Sociales